Summer Fictions — Himalaya

Smiley Smile que estás en los cielos

En 2015, Bill Richini elaboró un plan para superar su propia carrera musical y se mudó, durante unas semanas, a una casa en Reino Unido, propiedad de un inglés que no viviría allí durante esos meses porque estaba disfrutando de una excedencia en Bangalore.

Durante quince tardes escribió y grabó las canciones que le definían. Bajo el seudónimo de Summer Fictions, echó toda la carne en el asador del pop inmaculado para dar a luz a Himalaya. Y en vez de un plan para reencaminarse como músico, lo que construyó fue un refugio. Para él, no lo sé; para los demás, no lo dudo.

Ahora, revivido por Pretty Olivia Records en vinilo, suena aún más maravilloso. Quienes en su momento lo acusaban de blando son los que ahora parecen fofos, cerebros macilentos dubitativos ante la psicodelia soleada (y con voz un punto murmuresca) de ‘Perfume Paper’ o ante esa mirada embelesada eternamente ante el Smiley Smile de los Beach Boys.

Pese al nombre de su grupo, lo que Richini propone tiene poco de disco de verano, al menos en el sentido de que cuando mejor vivirá es mientras dure el calor y la alegría de vivir congénita al estío. Al contrario: canciones como ‘Genevieve’ o la absolutamente Costelliana (y hermosa) ‘Religion of Mine’ muestran suficientes caras para superar esa querencia por el jitazo pop instantáneo que son ‘On and On’ o cualquiera del triplete inicial.

En Himalaya, y lo dejan claro los instrumentales, hay aliento emocional para aguantar hasta el invierno, y más allá. Lo demuestra que, dos años después, siga como nuevo.

8,5/10


Summer Fictions — Himalaya was originally published in Hipersónica on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*