Benjamin Booker — Witness

Perdido en la espiritualidad

No titubeamos cuando pusimos a Benjamin Booker como uno de los talentos más interesantes que han salido recientemente. Nos conquistó sin remedio con su debut homónimo (ATO, 2014). Mi compañero Cronopio, hablando de aquel trabajo, dijo que “pinta a artista que puede marcar esta década si la actitud le acompaña”, así que era normal que estuviéramos esperando bastante su segundo álbum de estudio desde entonces.

Es posible que no hayamos sabido manejar nuestras propias expectativas con respecto a Witness (ATO, 2017), la nueva obra del músico de Virginia, pero es imposible no apreciar cierto sabor agridulce al escuchar el disco. Quitando algunos momentos de inspiración como ‘Right On You’ o la poderosa ‘Witness’, sobrevuela sobre el resto del trabajo cierto aire de oportunidad desaprovechada, de no dar el paso que en realidad tocaba dar.

https://medium.com/media/2a801039d428152fc0d2e65cdce28e2a/href

Es probable que influya la dirección sonora tomada por Booker en este disco, más orientada al gospel y tirando menos de ese garage punk y rockanrollero con toques blueseros que le caracterizaba. No es tanto preferencia por un estilo o por otro, sino la reducción en esa pluralidad de influencias que daba tanta brillantez al trabajo de Booker, decantándose más por un área en la que se muestra menos dominante y efectivo.

Aunque no sea suficiente para perder la fe en él y hasta se pueda hablar de un esfuerzo aceptable, la decepción es evidente con el segundo álbum de Benjamin Booker. Hemos visto demasiados casos como el suyo donde se pierde demasiado rápido la esencia por el ánimo de tener más éxito, aunque en realidad el sonido de Witness no se pueda clasificar como pensado para las superventas. Sería una lástima estar ante otro caso de talento desaprovechado, pero tiempo de sobra tiene para enmendarlo.

6/10


Benjamin Booker — Witness was originally published in Hipersónica on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*