Queens of the Stone Age — Villains

Cambiar para que nada cambie

A día de hoy, Queens of the Stone Age siguen siendo un grupo muy particular dentro del mainstream actual. Hasta ellos mismos saben que funcionan bajo otros parámetros con respecto al resto, como afirmó el batería Jon Theodore no hace mucho: son de los pocos grupos populares, junto a Foo Fighters, que se mantiene firmes con las guitarras rock como leitmotiv principal de su música y aún mantiene el interés de público y crítica mundial.

Y aunque ha habido algunos intentos de emular o adaptar su estilo, nadie consigue replicarlo. Su sonido es, además de muy identificable y particular, parte de su encanto, dado que son los únicos capaces de sonar así a un alto nivel. Por eso mismo tienen a medio mundo pendientes de una banda con más de veinte años de existencia y siete discos publicados.

Queens of The Stone Age: repaso discográfico

Sin embargo, tener un estilo tan reconocible hace que lo conozcamos ya al dedillo y haya poca sorpresa verdadera de cara a escuchar un nuevo trabajo suyo. Algo que aparentemente querían modificar Josh Homme y su cuadrilla ciertas cosa sde cara a Villains (Matador, 2017), empezando por modificar por completo su política de colaboraciones. Si en su estupendo …Like Clockwork (Matador, 2013) alcanzaron la cima en lo que a invitar gente a tocar en su canciones, aquí directamente se opta por no traer a nadie que no fuera oficialmente de la banda.

Las únicas manos externas que han tenido ocasión de trastear con los temas de Villains son la de Mark Ronson, productor con el que se estrenan y que se ha llegado a hacer famoso gracias a su ‘Uptown Funk’ con Bruno Mars, además de producir álbumes para Amy Winehouse, Lady Gaga o Duran Duran. Sólo esta decisión ya hacía intuir un posible cambio de planteamiento para la música en este disco.

https://medium.com/media/ea4958fc1508e3e61c5a3280d90ce33c/href

Pero una vez nos topamos de lleno con el álbum, vemos que las diferencias con lo anterior en realidad no son tantas. Sí, el sonido de las guitarras es un poco más juguetón y “glamuroso”, pero los trucos empleados a nivel de composición siguen siendo puro QOTSA, así que Villains se llega a escuchar de manera bastante familiar y conocida, casi permitiéndonos jugar a asociar temas de este disco con los de …Like Clockwork. Aunque las canciones en realidad busquen otra cosa: divertir y hacer mover el esqueleto.

Josh Homme parece haber buscado aquí un álbum mucho menos pretencioso que los anteriores, sobre todo …Like Clockwork, y eso se nota desde el mismo inicio. El combo de ‘Feet Don’t Fail Me’ y ‘The Way You Used to Do’, con ritmo ágil y muy marcado, guitarras con mucho gancho y mucho flow descarado. Por otro lado, ambas canciones me transmiten la sensación de que Homme está deseando hacer otro álbum de Them Crooked Vultures y no sabe como sacar esas ganas de su sistema.

https://medium.com/media/a3f75a7e5d5ed22674caf5fda17fc428/href

Pero luego vemos como en ‘Domesticated Animals’ comienza con el tono desenfadado y catchy, pero luego en un tono más profundo y épico más tradicional en QOTSA. Luego la lenta y melódica ‘Fortress’ (a la que a mí me cuesta coger el punto, la que más de todo el disco) nos confirma que el cambio no es tan pronunciado como íbamos a pensar, aunque luego nos lleguen con la gamberra ‘Head Like a Haunted House’.

Con ‘Un-Reborn Again’ es imposible no acordarse un poco de ‘If I Had a Tail’, canción que podría encajar bastante con el espíritu de este disco por otro lado, pero no digo como algo peyorativo ya que la canción funciona bien y da inicio al, probablemente, mejor tramo del disco. ‘Hideaway’ es otra pieza lenta con mucho clásico de QOTSA: hipnotizante y arrebatadora. Uno de los highlights del disco junto con una ‘The Evil Has Landed’ que en seis minutos tiene tiempo para hacer de todo. Tiene los riffs de guitarra más potentes y con más gancho, el estribillo es una apisonadora sexual, tiene su momento medio-transcendental a mitad de pieza y al final se torna arrolladora y divertida.

https://medium.com/media/f7e6c1b6ae57944168fed49d02a5696d/href

Con el baladón final de ‘Villains of Circumstance’ -otra similaridad con …Like Clockwork- se da cierre a un disco que no termina de llenar tanto como sus predecesores por dos motivos: por un lado, el sonido no cambia tanto como ellos piensan y, por otro, el nivel del cancionero en menos sólido. Eso hace que, analizado muy fríamente, casi hablemos de un álbum de manual por parte de QOTSA.

Pero si valoramos la experiencia completa, vemos que estamos ante un trabajo desenfadado, divertido y que se escucha muy fácil. Villains se pasa en un suspiro y te garantiza un rato de entretenimiento más que bueno. Algunos quizá demanden mucho más de una banda del estatus de Queens of the Stone Age, y es cierto que el futuro próximo podría ser menos esperanzador si terminan demasiado acomodados, pero con discos con los que uno se lo acaba pasando tan bien no se puede poner uno quisquilloso.

7,55/10


Queens of the Stone Age — Villains was originally published in Hipersónica on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*